como son

-el espíritu de las cosas-


“Sin embargo, aquel que carece del poder de la imaginación ni siquiera conoce el tamaño de su herida.”

william carlos williams


es la maravilla un tiempo de inocencia un ángel

caído sobre las trastiendas del país

enorme

devastado

velado

por una pátina de desencanto de dolor de olvido

pero los días tu gente las cosas

las maravillas

un puente es un puente cuando une las riberas del desastre

y mientras la noche lo abandona

queda solo

mojándose los pies tendido atado

a la indiferencia árida de dos orillas que nunca se tocan

un libro es un libro en su mirada hacia el futuro hacia lo duradero

es un libro distinto en cada mano

: en una

resiste apenas el soplo de las hojas

en otra

es un animal mítico

con la maravilla cabalgando sobre su encabritado lomo

un sueño es un sueño cuando la realidad pesa limitada deformada

a través de un vidrio

borrada

bajo metros de aguas turbias

realidad que nadie ve

salvo el desvelado dormido en su pesadilla

de hoy mañana ayer

un árbol es el canto de recónditas raíces una sinfonía

del arrecife roca madre del planeta

elevando

su plegaria vertical en un susurro de follaje

esta noche es una lluvia con los retazos del crepúsculo

no el silencio o los telones

del cansancio

: es una lluvia

y el único espectador aplaude en la oscuridad

es la vida apuntalar una confrontación de opuestos

: afirmamos los días con maderas

de una cada vez más larga

hilera de cruces

es la nostalgia la acuñación de una moneda falsa

en una máquina que resuena hoy

con ecos

de un pasado que ya no ha sucedido nunca

el destierro es el destierro de una doble sombra

un hombre

una mujer

cuyo pasado se esfuma

cuyo futuro

tiembla

la noche de tu muerte es la primera página de un capítulo infinito

lo desconocido

sobre tus tímpanos es un susurro

que conoces bien aunque no escuchaste nunca

es un libro que te espera?

es un viaje?

es un adiós es una bienvenida?

los gestos de amor de toda tu vida?

estas sonrisas son mi antídoto del tiempo

la plena luna de estas caras

que alumbran

sutilmente

oscureciéndome las canas del delirio

es la arena un libro donde escribía tus pasos por el camino que va al río

sin sombra

pasos

presos de un encierro más sutil que la pena

: piel y arena

destino común de huella y viento

a la madre de mis hijos

es la noche el primer movimiento del amanecer el cese

del fulgor

débil magnetismo terrestre que corroe la sangre

y el hilo de la vigilia

cae

bajo la guillotina piadosa de tus párpados

es la mirada un cabo que te une a tantas cosas

amarra tus barcos

tus ojos

al horizonte y vasto mar

la pasión es la selva de los animales del trópico

furiosos coloridos

: los predadores  de la juventud las presas

acorraladas

del atardecer

era un nido tu reloj olvidado el teléfono muerto la casa de tus padres

la oxidada bicicleta al fondo

el patio

y el gato

que no volverá a lamer nunca más sus patas

en las larguísimas tardes del

verano

a marcelo arduz, mi amigo

vulgar es el decir cuando silencio es la imposición de la hora

la vergüenza

cuando en la calle la desconfianza reina

sacudida de vez en cuando

por una ráfaga fresca de ojos limpios

el insomnio es el insomnio en la magnitud del aferrarse

a un amor inacabado

a un remordimiento duradero

y vano

un naufragio es un naufragio cuando los mástiles se levantan

inútiles

al llamado de las velas

el palo de mesana el trinquete el palo mayor verticales brújulas

apuntando al cielo

desapareciendo

bajo una espuma de excusas y rencores

un ángel es un ángel y no una subespecie del gran reino de las aves

es

tu mirada y la mirada de tus padres y de los hijos de tus hijos

fundidas

en un rayo de luz que te justifica para siempre

a mis hijos

un libro es un libro en el estante del sueño

cerca

de la soledad por la que tantas veces tu voz

me bienvenía a tu patio a la fuente a la palabra orfebre

tus libros

ahora son tu piel tu pelo blanco tu sonrisa

tu libro

es tu silencio ahora para siempre

dulce amigo presente en cada esquina de cada ciudad cada poema

mensaje para roberto echazú, mi hermano

un hombre que sufre es un hombre sin pasado es el ahora

su marca de nacimiento su ombligo

una mujer

un hoy un mañana

un sufrimiento un goce

y el giro sin fin de las galaxias

la duda es un acto de fe cuando tu mirada tu silencio tu voz anuncian

que los caminos aún no fueron construidos

que aún

la tierra es virginal región desprovista

de fronteras

para julio barriga, mi amigo

“adiós a la bondad de enfrente”

juan gelman / eso

es el armisticio un pacto donde cada quien reconoció como propias

las derrotas del otro los territorios

perdidos para siempre

la desolación

aceptada

la pax romana

ahora las fronteras no se tocan y una sombra

se extiende entre nosotros en esta estéril

aunque gentil tierra de nadie

la tristeza es un número que ya no sonará nunca

es

la conjunción del hombre y el niño

en un día de revelaciones amargas

el día del desamor

el día bíblico

en que un Hijo

pregunta

por qué me has abandonado

son las cosas como son por ejemplo una articulación una rodilla un codo

motivos

de genuflexión y goce motivo

de dobleces

de artroscopías caricias y poemas

como son

las cosas así

como las ves tan solas tan

mundo abierto de los ojos

2011 – FIN – 2018
Anuncios